Veinte años luchando contra el despotismo, clientelismo, populismo y militarismo nos ha dejado gran aprendizaje, quienes alguna vez se equivocaron y eligieron a la peor mafia criminal que ha existido en la historia de Venezuela, son quienes hoy en día han entendido que un voto de confianza para el cambio no se le da a cualquiera que te lo ofrezca; el cambio no puede ser basado en una mala política implementada ya por otro Presidente.

Son 20 años viviendo lo que realmente quiere y busca el socialismo,  hoy las políticas de exterminio implementado por el régimen hace que los venezolanos busquen desesperadamente una salida a este desastre. Lo que empezó con el dominio de unos pocos medios de comunicación y  expropiaciones, hoy en día tiene como resultado un país en ruinas pero con una sociedad civil preparada, con mucha más sabiduría para enfrentar con total responsabilidad a los  criminales que de alguna manera, arruinaron gran parte de sus vidas.

A pesar que hemos entendido que al régimen le importa poco el sufrimiento de cada ciudadano, seguimos dispuestos a seguir luchando y presionando para derrotarlos de una vez por todas, porque no aguantamos más. Hemos aprendido demasiado y hemos luchado por mucho tiempo solos, creyendo en nuestro poder para cambiar las cosas, pero lamentablemente en un momento determinado de nuestra lucha y cuando estuvimos a punto de vencer, quienes nos hicieron creer en un cambio fueron los principales causantes que no pudiéramos derrotar, por nuestras propias fuerzas internas, al régimen.

Después de tantos engaños Venezuela supo aprender que no todo el que te ofrece cambiar las cosas es amigo o aliado. Muchos de ellos quisieron que el régimen se sostuviera, y lo lograron. Es por eso que a esta altura del conflicto exigimos que se solicite la ayuda internacional, porque solos no podemos. A pesar de la fuerza acumulada que tenemos, la aplicación del artículo 187.11 no solo abrirá las puertas a la ayuda humanitaria, también pondrá fin a la dictadura y derrotará las mafias.

Jorge Vergara | Dirigente político y activista de Derechos Humanos

Centro Thatcher no se hace responsable por los comentarios y/ opiniones emitidos, plasmados o escritos por nuestros colaboradores. Tampoco se identifica necesariamente con lo publicado en letra y autoría de los mismos.