Después de pasar 21 años con condiciones inadecuadas para el crecimiento de un niño, adolescente y joven, mantengo una posición muy clara de seguir enfrentando a la dictadura que hoy tiene el poder en Venezuela.

¿Tengo miedo? Por supuesto, soy humano y he visto la muerte de más de 730 personas desde diciembre del año 2001.

¿Retrocederé? No hay manera, ellos continúan de frente y mi lucha debe ser proporcionada a su represión.

¿Es fácil? Nada que valga la pena lo es.

¿Que haré? Lo que sea necesario, pero solo eso, necesario. No lo que crean que se debe hacer.

¿Y si no lo logramos, fallé? No, yo nunca le fallaré a Venezuela porque mi lucha no depende del liderazgo de otra persona sino de mi voluntad de ser libre. Si al final Juan Guaidó no cumple no habré fallado, yo le cumplí a mi país apoyando e intentando alcanzar el objetivo mediante una alternativa constitucional. Fallará quien hoy representa al país, no quienes lo hemos apoyado, nosotros hemos dado todo de nuestras vidas por llegar a la libertad.

¿Finaliza nuestra lucha si no lo logramos? No, la lucha es hasta alcanzar la libertad, sin importar quién vaya al frente, sin importar cuánto cueste, sin importar que suceda.

¿Un mensaje a los venezolanos? Nadie puede rendirse, la desesperanza es el terreno de quienes luchan contra la verdad. Nosotros somos hijos de libertadores, somos hermanos de hombres y mujeres valientes, somos padres de la democracia naciente y nuestra bandera debe ser levantada con orgullo amarilla como el oro y el sol que alumbrará nuestra victoria, azul como nuestros mares y como nuestro cielo donde los lazos unirán nuestra América y roja como la sangre de cada caído en batalla, roja como la fuerza en nuestras venas y como el corazón indomable de madres, padres, hijos y hermanos que hoy anhelan gritar Libertad.

Venezuela vale la pena, vale la vida, vale todo y es nuestro deber darle ese valor. Darle valor a esa madre que nos dio una tierra donde vivir.

Brenner Alexander Barrios

Centro Thatcher no se hace responsable por los comentarios y/ opiniones emitidos, plasmados o escritos por nuestros colaboradores. Tampoco se identifica necesariamente con lo publicado en letra y autoría de los mismos.